Egocentrismo: YO, MI ,ME CONMIGO

“Nadie entiende la profundidad de mis sentimientos” “Soy especial y diferente” “Nadie comprende mi genialidad”

El eneatipo 4 es el que necesita atención, su trauma/herida es que no se ve a si mismo y necesita ser descubierto por los demás.

Sufren de complejo de inferioridad y para compensarlo fuerza a convertirse en una persona única, especial y diferente.
Suelen considerar que les falta algo para ser feliz, sumiéndose en la envidia, la tristeza y la melancolía.

Nos encontramos frente personas muy validas pero con una autoimagen muy negativa de si mismas.
Tienen profundos sentimientos de vergüenza.
Los eneatipo 4 son emocionalmente complejos y altamente sensibles

Quieren ser singulares y rodearse de belleza, para ello mantienen ciertos estados de animo y sentimientos. No están satisfechos con su propia imagen, he idealizan a un “salvador“, para que les rescate de su melancolía.
Se quedan en el dolor, hay una parte de ese dolor que no les acaba de desagradar.

Tienen tendencia inconsciente de obtener el amor mediante el sufrimiento. Bajo estrés tienden a caer en depresión con mayor frecuencia que el resto de eneatipos.

Pasan mucho tiempo navegando en sus propios estados mentales, en su propio mundo interno (son introvertidos), allí son libres para analizar sus sentimientos. Sienten un gran deseo de manifestar este mundo interno y a menudo esto hace que se interesen por el mundo artístico.

Si eres pareja de un eneatipo 4 ya sabes que debes de ir siempre “con pies de plomo” porque se lo toman como algo personal ya que es el eneatipo que más autorreferencia tiene de sí mismo.

En estado sano pueden ser grandes psicólogos, humanistas, entienden el dolor ajeno a la perfección porque lo han experimentado y pueden ser de gran ayuda dada su compasión.

Aprecian a las personas auténticas y saben ver las mejores cualidades en los demás porque acaban teniendo una gran comprensión del ser humano a base de estudiarse tanto a sí mismos. Por eso, la mayor virtud de un 4 es la ecuanimidad, pueden ver las cosas tal como son, sin depender de las emociones hasta los extremos y mantenerse en un estado de equilibrio sin esas subidas y bajadas tan fuertes que fuerzan, cuando están menos sanos, para sentirse vivos.

La herida original de este eneatipo es la sensación de haber sido abandonado.

En su infancia se sintió invisible a los ojos de sus padres. En ocasiones en la relación con la madre solo hubo un contacto superficial, “mama tenia la mirada en papa”.
Tuvo que aprender a manifestar cualidades y atributos especiales para llamar la atención de los demás.
Desde este lugar interiorizo que no estaba bien ser demasiado feliz ni demasiado practico.

En su versión mas sana (centramiento) se conecta con la energía del 1:

Aquí encuentra el orden. Se vuelve mas disciplinada.
Aprende a actuar con objetividad.
No tiene tanta necesidad de sentirse única y diferente.
Esta menos controlada por los sentimientos.

En su versión menos sana ( descentamiento ) se centra en la energía insana del 2:

Se descentra al 2 y se vuelve dependiente emocionalmente, interfiere en la vida de los demás.
Se siente incapaz de cumplir sus sueños.
Culpa a quienes no la aman.
Actitud amargada frente a todos y todo.
Relaciones afectivas sin calidad y poco convenientes.

Abrir chat
Hola
¿En qué puedo ayudarte?