Al eneatipo 2 también se le llama «el Ayudador». Es el que necesita Amor.

A mi parecer, de todos lo eneatipos el dos es el estilo más puramente interpersonal. Son muy inclinados a concebir la vida como una forma básica de dar-y-tomar entre las personas, relacionando a todos los seres humanos como miembros de una gran familia.

Desde esta perspectiva, compartir afecto y estar disponible se convierte en la cosa más importante que un dos puede hacer.

En su versión menos sana, es tan fuerte la necesidad de dar de un dos, que se vuelve egoísta, pagando un precio muy alto por haber perdido su yo real, aquí es cuando comienzan a exagerar la importancia de lo que dan o hacen por los demás y el orgullo se vuelve su rasgo mas característico.

Un dos descentrado es dependiente emocionalmente, porque su herida (aún) sin sanar es; que no se quiere/ama a si mismo y se cree que su valor está en que le quieran los demás.

Son la soberbia, “ayudo esperando que luego te ocupes de mis necesidades”.
Interfieren en los problemas de otros porque solo se siente merecedores de amor a través de lo que dan.

Necesitan sentirse necesitados, algo así como …
“ Si necesitas algo, un dos va y te lo trae, una y mil veces, pero no te enseñara de donde o como, porque si te lo enseña, ya no lo necesitaras y dejara de sentirse amado”

En su mayor descentramiento, echan en cara lo que que han hecho con ira.

El eneatipo 2 es el aspecto maternal/paternal, su energía ayudadora hace que atraigan gente muy necesitada a sus vidas.

Cuando un dos comienza a despertar a cuidarse y atenderse tiernamente a sí mismo, como lo hace con los demás,  ve que su valía no depende de cuánto esté disponible para otros y que, atendiendo el dolor que le genera mirar su propia carencia, va a tener mayor capacidad de entrega y de satisfacción. Descubrirá eso que se llama GENEROSIDAD y que no es otra cosa que reconocer su humanidad y las necesidades que tiene, como cualquier otro ser humano, y atender sanamente las mismas.

La herida del eneatipo 2 es la sensación de no ser digno de amor ni afecto.

Asociado a su infancia nos encontramos con que han tenido que anteponer las necesidades de sus padres y hermanos a las suyas propias, y de ahí que en la edad adulta existe un deseo de atención y aceptación insaciables. La consecuencia es que interiorizó que no está bien ocuparse de sí mismo

En palabras de Claudio Naranjo “La persona de este carácter conoció el amor, fue vista y amada en su niñez, llegó como un soplo de aire fresco a su casa, pero aprendió demasiado pronto que ese amor tenía un precio. En su caso, ser utilizada como objeto, apoyo emocional o mercancía entre sus padres, lo que dio origen a un sentimiento de humillación y al desarrollo del orgullo como pasión”.

En equilibrio son muy generosos sin esperar nada a cambio (desde el corazón), muy empáticos. Viven en equilibrio con sus necesidades y los intereses externos.
Le gusta reír y ver felices a los demás. Valora mucho que en las relaciones haya afecto y pone amor en lo que hace.

En su versión mas sana (centramiento), el dos se centra a la energía del 4.

Se centra al autoconocimento, empieza a darse cuenta de sus necesidades afectivas.
Aprende a decir “no”
Cuida de si mismo.
Valora la soledad, se toma tiempo para si mismo.
Aumenta su autoestima.

En su versión mas insana (descentramiento) se conecta con la energía menos sana del 8.

Conecta con la rabia, la agresividad, la fuerza.
Sufre por creer que el trato de los demás es desagradecido.
Se vuelve dominante y trata de controlar todo y a todos.
Odia con la misma fuerza que ha amado.
Vengativa.

Abrir chat
Hola
¿En qué puedo ayudarte?